Sahifa fully responsive WordPress News, Magazine, Newspaper, and blog ThemeForest one of the most versatile website themes in the world.

Miguel Moronta

Esta es la octava y última entrada de las que comparto algunos consejos para estudiar, de una serie de ocho.

Administrar los distractores: ni muchos ni pocos.

La mente es un músculo que está en constante ejercicio, tanto de forma voluntaria como involuntaria. Por esto, se hace fácil distraernos mientras realizamos tareas que requieren de cierta concentración, en particular si estamos en un entorno con muchos elementos distractores. Es muy importante administrar los distractores, ya que podemos utilizarlos a nuestro favor bajo ciertas condiciones controladas, dependiendo además de nuestras habilidades cognitivas, meta-cognitivas y de atención.

El primer factor que debemos considerar a la hora de estudiar es el ambiente. Estar en un lugar tranquilo, sin interrupciones, sonidos, juegos, tránsito o cualquier otro elemento distractor puede ser de mucha ayuda, especialmente si eres una persona que fácilmente se desconcentra, o si tienes la mente muy activa con problemas o circunstancias que te ocupan la tranquilidad mental. Por esto, lo más importante es que realices una reflexión sobre cómo eres y qué tan propenso eres a la distracción. Luego, puedes organizar tus horas de estudio para que sean en un horario y lugar que te ayude.

A veces, cero distractores pueden también afectar negativamente al rendimiento estudiantil. Por esto, recomiendo siempre realizar pausas periódicas para relajar la mente, y es aquí donde entran en juego algunos distractores de corta duración que te permitan desconectarte momentáneamente de la concentrada actividad de estudio en la que estás, y así ayudarte a retomarlo con más energías. Esto ayuda, además, a cumplir con el horario de estudio, sabiendo que en un cierto tiempo habrá oportunidad de ocio o relajación.

A muchas personas les sirve realizar ejercicios de respiración, estiración o yoga en el interludio. Ponerte de pie, salir al sol, tomar un poco de aire fresco, sentarte en un espacio abierto y escuchar los pajaritos que cantan, pueden todas ser actividades sencillas que puedes realizar en no más de 10 minutos y que podrían ayudarte a continuar. No importa cuál sea, lo importante es saber que los distractores existen y cómo lidiar con ellos.

Dependiendo de tus hábitos de estudio, podrías necesitar de ciertos distractores que estén en segundo plano para permitirle a tu mente sentirse en una zona de confort y así enfocarse en la tarea del aprendizaje. Esto puede resultar contraproducente, pero si estás acostumbrado a estudiar, por ejemplo, con una música de fondo, en un lugar abierto como en un parque, o con la televisión encendida, ya tu mente ha creado un hábito sobre ese entorno, y eliminar estos elementos pueden significar en un esfuerzo mayor que tendría que hacer para ser productivo.

¿Alguna vez te has preguntado por qué cuando asistes a un salón de clases te sientas en el mismo lugar? Sicológicamente, esta es una decisión inconsciente que tu mente toma para intentar quedarse en su zona de confort, tratando de tener los mismos elementos en sus mismos lugares y poder así enfocarse en lo nuevo que ha de aprender. Esto se evidencia, por ejemplo, en el primer día de clases, cuando tu mente empieza a tomar una fotografía de todo el entorno y así adaptarse al ambiente antes de dedicar toda la energía en recibir la nueva información. Una situación similar ocurre, por ejemplo, en el efecto de la primera noche, el cual explica cómo nuestro cerebro se mantiene alerta cuando tratamos de dormir en un lugar desconocido, como en un hotel.

Así que, en conclusión, lo más importante es primero identificar cómo estudiamos y cómo se nos hace más fácil adquirir la concentración, luego, prestarle atención al ambiente, para finalmente tomar decisiones que giran en torno a elementos distractores y factores externos que pueden ayudar o perjudicar en nuestra tarea para así ser más efectivo.

19 octubre, 2020

Consejos para Estudiar (8 de 8): Administrar los distractores: ni muchos ni pocos.

Esta es la octava y última entrada de las que comparto algunos consejos para estudiar, de una serie de ocho. Administrar los distractores: ni muchos ni […]
10 agosto, 2018

Consejos para Estudiar (7 de 8): Parafrasear lo estudiado; aunque sea en la mente.

Esta es la séptima entrada de las que comparto algunos consejos para estudiar, de una serie de ocho. 7- Parafrasear lo estudiado; aunque sea en la […]
18 enero, 2016

Consejos para Estudiar (6 de 8): Investigar sobre otras técnicas de estudio complementarias.

Esta es la sexta entrada de las que comparto algunos consejos para estudiar, de una serie de ocho. 6- Investigar sobre otras técnicas de estudio complementarias. […]
15 diciembre, 2015

Consejos para Estudiar (5 de 8): Identificar la utilidad del conocimiento.

Esta es la quinta entrada en las que comparto algunos consejos para estudiar, de una serie de ocho. 5- Identificar la utilidad del conocimiento. Identificar alguna necesidad […]