Sahifa fully responsive WordPress News, Magazine, Newspaper, and blog ThemeForest one of the most versatile website themes in the world.

Consejos para Estudiar (3 de 8): No saturarse: hacer pequeños bloques de estudio para ser más efectivo. Tomar sus descansos.

Consejos para Estudiar (2 de 8): Prestar más atención a las horas de estudio de las asignaturas más tediosas.
1 noviembre, 2015
Las Ventanas del Conocimiento
12 noviembre, 2015

Consejos para Estudiar (3 de 8): No saturarse: hacer pequeños bloques de estudio para ser más efectivo. Tomar sus descansos.

Esta es la tercera entrada en las que comparto algunos consejos para estudiar, de una serie de ocho.

3- No saturarse: hacer pequeños bloques de estudio para ser más efectivo. Tomar sus descansos.

Esto es muy importante; muchas veces queremos salir de un gran problema de una vez por todas. Pero, estudiar es algo que nunca tiene fin, especialmente si se es estudiante universitario, así que esta idea es errónea. Cuando esforzamos mucho nuestro cerebro este se satura y se cansa muy rápidamente. Es como el cuento de la liebre y la tortuga; es mejor ir a un buen paso pero con un mejor rendimiento a largo plazo, que cansarse en poco tiempo y disminuir la efectividad.

He tenido la oportunidad de excursionar varias veces a los picos más altos de mi país, y un aprendizaje que he obtenido de estas experiencias es el siguiente: nunca pretendas llegar de un brinco; enfócate en tu siguiente paso, cada vez, y eventualmente llegarás a la cima.

Así, me pautaba pequeñas metas, siempre “hasta la próxima curvita”, o “hasta esta próxima subida”, pero me concentraba en el camino, disfrutaba el trayecto, vivía cada momento, y me esforzaba tan sólo por la siguiente pisada, por el siguiente paso. Así, se puede llegar muy lejos. Al ver hacia atrás se obtiene una gran sensación de superación y logro; y esto no tiene precio.

Entonces, puedo extrapolar esto anterior con los estudios. Es mejor hacer pequeños bloques de estudios, digamos que de 25 minutos, e intercalarlos con alguna actividad distractora de poca duración (por ejemplo, un videojuego en el celular) que permita refrescar la mente de vez en cuando; esto lo podemos complementar con descansos un poco más largos cada una o dos horas. Es mejor estudiar de a poquito por mucho tiempo que de a mucho por poco tiempo.

Un método que he leído y que me parece muy apropiado es el método Pomodoro, el cual es muy coherente con esto que acabo de explicar. Invito a que lo lean y saquen de él el mayor provecho. En él se estipulan jornadas de estudio o trabajo intensivas pero cortas. Al inicio se piensa y se planifica qué se estudiará y con cuáles técnicas, luego digamos que cada jornada intensiva es de 25 minutos para tomar 5 minutos de descanso. A cada una de estas jornadas se les llama “pomodoro”. Luego de cuatro pomodoros (2 horas) entonces se toma un descanso mayor (digamos que de 20 minutos).

Esta técnica no sólo es buena para estudiar, sino que también aplica para el trabajo, especialmente en temas relacionados con programación, en los que se puede programar con un compañero (esta técnica se llama pair-programming) para que uno tome el teclado y mouse (a este se le llama controlador) mientras el otro va pensando por adelantado en las posibles pruebas así como ir observando la coherencia entre lo que se hace con lo que dicen los diagramas, modelos o análisis inicial (a este otro se le conoce como el navegador) e irse turnando cada cierto período.

 

Miguel Moronta
Miguel Moronta
Profesor en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra - PUCMM, Oficial de la Defensa Civil y Consultor de las Naciones Unidas (Miembro UNDAC).

Comments are closed.