Sahifa fully responsive WordPress News, Magazine, Newspaper, and blog ThemeForest one of the most versatile website themes in the world.

Utilidad y justificación de la tecnología educativa y la pedagogía (2 de 2).

Utilidad y justificación de la tecnología educativa y la pedagogía (1 de 2).
12 octubre, 2015
Un antes y un después.
12 octubre, 2015

Utilidad y justificación de la tecnología educativa y la pedagogía (2 de 2).

Esta entrada es una continuación de la entrada anterior (ver aquí), en la que estoy describiendo algunas utilidades y justificaciones de la Tecnología Educativa según he identificado en mi propia práctica.

6- Para planificar mejor y controlar los riesgos.

Mientras más tiempo uno se da para pensar lo que se quiere lograr y cómo se quiere lograrlo mejor preparado se está para las eventualidades que se puedan presentar. Por ejemplo, en una asignatura llamada Planificación, Administración y Evaluación de Tecnologías en Educación yo tenía un objetivo en una sesión de clases: “Implementar Scratch para elaborar un diálogo animado entre varios personajes”. Para el mismo, me encargué de que con anterioridad mis estudiantes tuvieran instalado el Scratch, que hubiesen visto algunos tutoriales básicos del mismo y que lo hayan explorado un poco para tener cierta base para ese día de clase. Sin embargo, esa sesión tuve que ausentarme y enviar un profesor sustituto, quien tomó mi plan de lección y con él ejecutó la serie de pasos que ya tenía organizados y pudo llevar a cabo mi clase sin mucho contratiempo.

En la mayoría de mis clases siempre pienso en cómo puedo enfrentar algunos problemas comunes que se me pudieran presentar. Normalmente reservo uno o dos días en cada asignatura en cada semestre para imprevistos y cada día tengo unos minutos extras por si se extiende mucho alguna actividad o discusión. Esto le da un tono más flexible a mis planificaciones y a la vez me hace sentir relajado cuando ocurran inesperadas eventualidades. La tecnología educativa me ayuda porque utilizo cuadros y tablas en Excel bien organizadas para conseguir todo esto, pero como documentos constantemente actualizados y revisados.

7- Para inspirar a los demás.

Cuando se realiza cualquier actividad con entusiasmo, amor y buena voluntad, y cuando esta actividad es de buena calidad y responde a buenas prácticas, y en especial en estos temas de docencia, los estudiantes y otros colegas lo miran con buena receptividad y se animan a tomar ideas y seguir esos pasos, y en especial con lo que tiene que ver con la tecnología.

Le imparto clases a estudiantes de licenciaturas en Educación, y normalmente recibo como retroalimentación gran interés por la forma en la que preparo y llevo a cabo mis clases. Me ha pasado que, incluso a nivel personal me tienen mucho afecto y el trato se hace bastante afable. Personalmente me parece que el origen de todo está en disfrutar lo que se hace y en hacerlo lo mejor posible y con mucho amor; todo lo demás viene solo.

8- Para llevarle el conocimiento a más gente, por más vías.

Según mi experiencia, la mayoría de mis estudiantes de ingeniería tienen como predominancia estilos de aprendizaje kinestésico, táctil, auditivo y un poco de social, mientras que estudiantes de áreas de humanidades tienen además un tanto de visual. Poder utilizar la tecnología en mis clases y fuera de ellas me permite considerar esta variedad de estilos sin retrasarme en la agenda ni saturar mi tiempo.

Para estudiantes visuales, grabo ciertas explicaciones y demostraciones y las subo a YouTube. Para estudiantes kinestésicos incorporo simuladores como videojuegos o los saco del aula para hacer actividades que implican movimiento. Por ejemplo, he realizado Rallies en el campus universitario, he incorporado técnicas de mímicas y de adivinanza de palabras, he jugado en el patio juegos como “el pañuelo”, entre otros. Desde luego, que cada actividad está estrechamente relacionada con la materia. Para estudiantes táctiles (normalmente de ingeniería) trabajamos con proyectos de desarrollo de software, para estudiantes auditivos incorporamos PodCasts y actividades con música en el aula, y para estudiantes sociales incorporo mucho las redes sociales como Facebook y aplicaciones de Mensajería como WhatsApp.

9- Para dar riendas sueltas a la creatividad e imaginación.

Desde luego que la tecnología permite explorar, descubrir y aprender cosas que de forma tradicional no sería muy fácil. En una clase de las que imparto en Postgrado, por ejemplo, teníamos que introducirnos al tema de diseño creativo de ambientes de trabajo. Para ello, llevé vendas para cada estudiante y seleccioné una serie de melodías que iban desde la más tranquila y relajante hasta la más movida y divertida y les pedí al inicio que respiraran profundo y se concentraran en su respiración. Mientras iban escuchando la música deberían ir escribiendo (con los ojos vendados) las palabras clave de ideas que les llegaran a su imaginación. Luego hicimos un pequeño debate sobre lo conseguido.

En otro caso particular y relacionado con la misma asignatura, preparé una serie de escenarios con requisitos muy específicos y les pedí en un corto período de tiempo que escribieran una breve descripción de un ambiente de aprendizaje que se podría implementar para cumplir con dichos requerimientos. El resultado de esta actividad fue que cada grupo de estudiantes propusieron distintos ambientes que iban desde un laboratorio informático, un baile grupal en una piscina o en una playa, o hasta un parque de juegos para niños. El hecho de ponerles tiempos límites y de ir acelerando el ambiente mediante unas melodías hizo que generaran ideas interesantes a situaciones específicas. Esto fue para nunca olvidar. Tecnología educativa, ¿no?

10- Para hacernos más inteligentes.

Voy a mencionar unas pocas TICs que me han hecho ser más inteligente en temas de educación: Youtube me ha ayudado a mejorar mis habilidades discursivas frente a una cámara. Los Robots me han ayudado a implementar la algoritmia con el medio que le rodea a un robot (inteligencia lógico-especial). Los Blogs (como este) me han ayudado a mejorar mis habilidades de escritura, de organización de ideas y redacción. Los videojuegos me han ayudado a mejorar mis habilidades en la toma de decisiones frente a situaciones complejas.

Así, muchas otras TICs pueden ser incorporadas para mejorar algunos tipos de inteligencia. Lo ideal es saber seleccionar las TICs apropiadas para cada estilo de aprendizaje y luego implementarlas en las clases para ver los efectos que tienen sobre los estudiantes. Muy buena idea para desarrollar competencias.


Hasta aquí mi lista; estoy convencido de que muchos por ahí identificarán otras razones cuanto más o igual de importantes que las expuestas aquí. ¡Estaré encantado de que las dejen en sus comentarios!

Miguel Moronta
Miguel Moronta
Profesor en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra - PUCMM, Oficial de la Defensa Civil y Consultor de las Naciones Unidas (Miembro UNDAC).

Comments are closed.